¿Cómo se convierte el néctar en miel?

En este artículo te quiero explicar cómo el néctar se convierte en miel gracias a nuestras queridas abejas.

¿De dónde sale el néctar?

Seguro que ya sabes que el néctar sale de las flores, pero ¿producen todas la misma cantidad? ¿cómo atrae la planta a las abejas? ¿producen todo el año néctar?

Todas las flores no producen el mismo néctar, unas producen grandes cantidades (polinizadas habitualmente por colibríes) y otras producen una cantidad mucho más limitada (polinizadas habitualmente por abejas).

Las plantas son capaces de atraer a las abejas por su color, forma y aroma que desprenden.

Por último las plantas no siempre producen néctar, sobre todo lo hacen en primavera, para ello necesitan primero bastante agua y segundo una buena temperatura para que el néctar fluya.

Por tanto la climatología es clave para la producción de néctar, un año con lluvias abundantes, heladas controladas y buena temperatura sería ideal.

El trabajo de la abeja

Las abejas encargadas de la recolección del néctar son las llamadas pecoreadoras.

Una abeja libando néctar para convertirlo en miel

Las abejas se sientes atraídas por las flores, que ofrecen su néctar a cambio de ser polinizadas. Aquí empieza su trabajo, la abeja liba el néctar de la flor y lo guarda en su buche melario.

Las abejas tienen un apartado en su cuerpo diseñado para transportar la miel, en este buche se encuentra la enzima invertasa. Está enzima reduce la sacarosa del néctar transformándolo en fructosa y glucosa.

La abeja recoge el néctar lo guarda en su buche melario y lo lleva a la colmena, allí pasa el néctar a otra abeja que lo guarda en una las celdillas.

Reducción de humedad

Ya sólo queda un paso (muy importante) para conseguir pasar de néctar a miel. Hay que reducir la humedad del néctar que tiene entre el 50 y el 80 por ciento de humedad hasta conseguir menos de un 20% para que la miel sea optima (17/18% sería lo ideal).

En el momento que la humedad baja de ese porcentaje la abeja le pone un precinto de garantía con cera a esa celdilla a lo que ya podemos llamar miel.

En el artículo miel con exceso de humedad te cuento los grandes problemas que ocasiona una miel con exceso de humedad.

El trabajo del apicultor

Con el ahumador en la mano listo para visitar las colmenas

En este punto llegamos los apicultores, cuando la abeja «ha sellado» la mayor parte de los cuadros y la colmena tiene un exceso de miel.

Es en este momento cuando retiramos esos cuadros con miel para llevarlos al almacén y extraerla.

Cómo has podido comprobar el proceso de producir miel es mucho más complejo de lo que parece.

Necesitamos una buena climatología para que las plantas produzcan néctar, necesitamos también colmenas con muchas abejas para recolectarlo y un proceso físico y químico para convertir el néctar en miel.

Compártelo en las redes

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta página web utiliza cookies de terceros con finalidades analíticas. Necesitamos su consentimiento expreso para ello. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar